Los perros sueñan: secretos del sueño canino

Los perros sueñan, al igual que los gatos. ¿Dónde y cuánto debería dormir nuestro mejor amigo? Antes de responder ésta y otras cuestiones, con la ayuda de la Dra Maria Grazia Calore, veterinaria y doctora experta en conducta animal, empecemos por analizar la importante función del sueño para el bienestar y la salud del perro.

El sueño del perro: cómo, cuánto y dónde

Al igual que el humano, el descanso del perro tiene dos fases características: la fase profunda y la fase REM. La fase REM es dónde se produce el fenómeno del sueño, y en el perro puede reconocerse a través de las siguientes señales: ladrar suavemente, gruñidos, gemidos, mover las patas como si estuviese corriendo o agitar la cola. Y es que en la fase REM el perro “procesa” la información y los estímulos acumulados durante el día, reviviendo sus experiencias.

La duración del sueño varía dependiendo de la edad del perro: un cachorro de hasta 3 semanas duerme de 15 a 18 horas diarias. La duración del descanso va disminuyendo, y a las 8 semanas el cachorro necesitará entre 10 y 12 horas de sueño. La larga duración de los sueños tiene una causa etológica: los predadores, entre los cuales podemos incluir al perro, pueden dormir más tiempo porque no necesitan estar continuamente alerta para sobrevivir.

Para ahorrarse problemas de convivencia en casa con el perro, no coloque su cama en un lugar de paso frecuente: de esta manera él no sentirá la “responsabilidad” de controlar el acceso. Podemos, por ejemplo, colocar su cama en nuestra habitación, si queremos que duerma con nosotros, o en otra, si queremos dormir solos. El tamaño de la cama debe guardar proporción con su cuerpo: si es muy pequeña no cabrá, y si es muy grande, no servirá para aprovechar el calor que ahorra el perro enroscándose para dormir.

El sueño y el cuidado de la salud del perro

El sueño puede brindarnos información sobre el estado físico y mental del perro. Si duerme poco, se despierta frecuentemente por las noches, y se queja o se muestra agitado en el momento de ir a dormir, probablemente esté pasando por un período de estrés o ansiedad. Por el contrario, si duerme muchas más horas de las que fisiológicamente necesita, es posible que esté padeciendo de depresión.

En estos casos, es aconsejable visitar al veterinario para excluir como causa los padecimientos físicos, como por ejemplo, desajustes metabólicos. Un experto en comportamiento animal es seguramente la mejor referencia que podemos tener para tratar los problemas de sueño de nuestro perro.