Los gatos cazadores

¿Siguen siendo predadores los gatos en nuestros días? Sí, la naturaleza salvaje del felino se mantiene parcialmente intacta y tiene repercusiones en todos los aspectos de su vida, tales como la elección de comida o la elección de sus juegos predilectos. Investigadores de la Universidad de Aberystwyth estudian este fascinante aspecto de las mascotas felinas, para determinar por qué los gatos cazan, incluso en ausencia del estímulo del hambre, o cómo intentan detectar presas continuamente.

El gato: reglas básicas del cazador perfecto

El gato es un cazador nato, gracias a rasgos físicos muy distinguibles:

Extraordinario oído: ¿sabías que el gato es capaz de distinguir el ruido de un ratón caminando a un metro de distancia y de localizarlo a través del oído con una precisión de centímetros?

Vista aguda: el ojo del gato puede percibir un movimiento de 0,4 cm por segundo.

Olfato receptivo: una mucosa olfativa de gran extensión y la presencia de un órgano vomeronasal aceleran la identificación del olor de la presa.

Sensores: los largos pelos localizados en el hocico y sobre los ojos perciben el más mínimo movimiento.

Y por supuesto, no olvidemos de que todo el cuerpo del gato, fuerte y resistente, pero al mismo tiempo con un esqueleto ligero y flexible, está programado para capturar a la presa con sólo un impulso.

Varias razones para cazar

Los gatos cazan no sólo por hambre, sino también para jugar. Para esta actividad, reciben de su madre el entrenamiento necesario para una técnica conjunta que se divide en:

• búsqueda

• acercamiento

• ataque

• captura

• matar con un mordisco en el cuello

• ingerir la presa después de llevarla a un sitio seguro.

Sin embargo, como apunta el Dr Rupert Marshall, supervisor de este estudio, el contacto con el ser humano ha cambiado algunas cosas: “Hemos reemplazado alguno de sus instintos predatorios. Aunque la actividad humana ha eliminado a muchos de los grandes predadores en Europa Occidental, hemos reemplazado algunos de sus efectos a través de nuestra predilección por los gatos. La actividad humana modifica el ambiente de muchas maneras, desde la contaminación sonora, modificación de los hábitos de otras especies, hasta llegar al clima… Lo que estamos tratando de entender es si los gatos cazadores escogen las especies más comunes, las más fáciles de encontrar y de atrapar, o si buscan algún tipo particular de proteína para su alimentación. Hasta el momento, no lo hemos podido determinar con exactitud.”

Atender a las necesidades de nuestro gato es una buena manera de hacerlos felices y satisfechos. Como nos dice la Dra Maria Grazia Calore: “El bienestar de nuestra mascota está sólo garantizado si, además de las necesidades básicas como el hambre y la sed, también podemos facilitarle la oportunidad de expresarse a través de conductas que son parte de la estructura etológica del animal. La caza, aunque nos parezca cruel, es uno de los comportamientos básicos de nuestro gato.”