Las abejas, en peligro de extinción

Cuando hablamos sobre la protección de la biodiversidad, no podemos pensar en problemas aislados, ni en problemas más importantes y menos importantes: el medio ambiente y la variedad de especies van de la mano, la supervivencia de uno depende del otro, y juntos hacen una combinación que el ser humano tiene la obligación moral de proteger. Desafortunadamente nuestras buenas intenciones a menudo no se traducen en hechos concretos, y ahora mismo las noticias que nos llegan no son nada buenas: casi 1 de cada 10 abejas salvajes en Europa está amenazada por la extinción.

IUCN y STEP dan la alarma

La urgencia que implica el asunto de la protección de las abejas salvajes ha sido traído al debate público gracias a una investigación, la llamada “Lista Roja de Abejas”, llevada a cabo por la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) y el Proyecto STEP (Estado y Tendencia de Polinizadores en Europa). Este debate ha culminado en un “primer manifiesto” en defensa de todas las especies de abejas salvajes en Europa. La Comisión Europea ha apoyado ambos proyectos.

Este reportaje resume los resultados de la investigación de 1.965 especies de abejas salvajes en Europa: su estado, su distribución, sus tendencias poblacionales y las amenazas a que están expuestas. Su contenido es bastante desalentador: 9,2% de las abejas salvajes está amenazada ahora mismo de extinción, y en el futuro más inmediato esa amenaza se extenderá un 5,2% más. La situación puede ser aún peor que la ofrecida por los datos confirmados, ya que el riesgo de desaparecer de un 56,6% de las especies no es posible establecerlo con certeza, dada la insuficiencia de datos, información, análisis de expertos y, en general, fondos para el proyecto. Esta misma insuficiencia de datos impide sacar conclusiones definitivas acerca del estado de la abeja europea occidental, ya que hoy es difícil distinguir entre abejas “domesticadas” y abejas realmente salvajes.

Abejas, abejorros y polinización: factores de riesgo y soluciones

Otros importantes polinizadores activos, además de la abeja europea occidental -los principales agentes polinizadores en Europa- incluyen abejas de la familia Apidae, y algunas variedades de avispas polinizadoras. El delicado trabajo de estas especies mantiene en equilibrio la biodiversidad en Europa.

Las abejas son las responsables de la polinización de alrededor del 70% de las especies de plantas a nivel mundial y su contribución en la producción agrícola se estima en un 35% en términos de volumen de cosecha. Además, el 84% de las especies en producción agrícola para consumo humano en Europa, incluyendo frutas, vegetales y frutos secos, requiere de polinización a través de insectos para obtener un producto ecológicamente sostenible y de calidad. Nuestra calidad de vida depende en parte de estos insectos. Por eso debemos estar alertas sobre la pérdida de hábitat de las abejas salvajes, que resulta únicamente de la acción humana. Cómo nos indican STEP y IUCN, la mayor amenaza para las abejas se encuentra en la pérdida de su hábitat que resulta de los cambios en las prácticas agrícolas. El reporte lo explica en su resumen: “La pérdida a gran escala y la degradación del hábitat de las abejas es uno de las mayores amenazas para su supervivencia. La causa de estos cambios se encuentra mayormente en la práctica de la agricultura intensiva y los cambios actuales en la producción agrícola en general, tales como la concentración en la producción de forraje a expensas de la producción de heno, y el uso extendido de insecticida y fertilizantes”. Otros importantes factores de riesgo señalados en el informe, incluyen el cambio climático, la expansión urbana y los incendios.

¿Cómo podemos ponerle freno, y remedio, a la tan desfavorable situación actual? Está claro que debemos implementar cambios en las practicas agrícolas actuales y hacer todo lo que sea posible por proteger a las abejas en peligro de extinción. También debemos reforzar el estudio de estos maravillosos animales. Nuestro futuro depende de ello.