La cola del perro y sus significados

La cola del perro es un efectivo medio de comunicación. Sola o combinada con determinadas posturas o movimientos, la cola ayuda al perro a expresar sus intenciones y sentimientos, como sucede con el gato. La Dra Maria Grazia Calore, doctora veterinaria y experta en comportamiento animal, nos ayuda a descubrir los mensajes que nos trasmite el perro usando esta parte de su cuerpo.

La cola del perro: atención a la postura

Estirada hacia arriba, como una antena: el perro se siente confiado y tiene una actitud activa y diligente. Si a esto se le suma un movimiento seco y rígido, como un pequeño impulso del cuerpo entero hacia adelante, entonces el perro está “advirtiendo” a quien está frente a él que está preparado para tener una confrontación directa.

Cola relajada: el perro está tranquilo, su estado de ánimo es plácido y equilibrado.

Mantiene la cola bajo su cuerpo: el perro está asustado e inseguro en la situación presente, por eso adopta una actitud pasiva. Probablemente evitará la confrontación directa, a menos que sea forzado a participar en ella.

La cola del perro: observemos sus movimientos

Cola alta y de movimientos lentos: es probable que el perro esté nervioso y debatiéndose entre emociones contradictorias.

Agitando la cola con movimientos muy amplios y rápidos: el perro está feliz. Es la actitud que con frecuencia adopta un perro cuando su dueño llega a casa.

Levantar la cola al mismo nivel que el resto del cuerpo, mientras que la pelvis está quieta y no acompaña el movimiento de la cola: el perro está tenso. Si se fuerza el contacto en ese momento, puede que huya o, por el contrario, ataque.

La cola muy baja, entre las patas, a veces con movimientos cortos: la tensión emocional del perro está en su máxima intensidad. ¡Si intentamos forzar el contacto aullará o tratará de mordernos!

¿Habéis reconocido alguna postura o movimiento habitual en tu mascota? Antes de sacar conclusiones apresuradas, hay que tener en cuenta las diferencias entre razas y la constitución física del perro: por ejemplo, el husky siberiano por naturaleza mantiene su cola alta, mientras que otros perros, a pesar de estar prohibida esta práctica, tienen sus colas cortadas. Por otra parte, en algunos casos la cola expresa incomodidad o malestar: si nuestro perro persigue su propia cola, esto podría ser síntoma de una actividad física insuficiente o una enfermedad psíquica o física. En tal caso, será mejor consultar al veterinario.