La cola del gato y sus movimientos

Suave y envolvente, otras veces siseante y capaz de movimientos hipnóticos, rítmicos, la cola es un elemento esencial en la belleza, movilidad y expresión del gato. Lejos de ser puramente ornamental, la cola ayuda al gato a mantenerse en equilibrio cuando realiza saltos. También sirve para comunicar sus estados de ánimo e intenciones.

Por supuesto, los humanos no poseen por naturaleza el equipamiento instintivo de un felino para descifrar los mensajes enviados por la cola de un gato. Es por eso que hemos pensado que podría ser útil ahondar un poco más en el significado de los movimientos más comunes de esta parte del cuerpo del micho. Y es lo que hemos hecho más abajo, con la ayuda de la Dra Maria Grazia Calore, cirujana veterinaria y experta en conducta de animales domésticos.

Cola de “signo de interrogación”

No debemos preocuparnos cuando vemos a nuestro gato con la cola levantada, ya sea verticalmente o con una curva al final como un signo de interrogación. Esta posición indica que nuestros felinos nos están ofreciendo una cálida bienvenida y nos expresan su alegría por vernos de nuevo.

Cola alta que “vibra”

Otra vez, luz verde: el gato está amistoso y feliz de vernos. Sed cuidadosos, de todas manera, porque un gato que marca su territorio con orina puede adoptar esta misma pose.

Cola enrollada alrededor del cuerpo

¿Habéis visto las estatuas que muestran a plácidos gatos sentados con las colas pegadas a su cuerpo? Cuando un gato real adopta esta posición, le muestra al mundo que se siente tranquilo.

Cola agachada y escondida bajo el cuerpo

Ante esta posición de la cola debemos estar alerta: el gato tiene miedo o se siente incómodo. A menudo acompañando a esta señal, el gato se agacha, tira las orejas hacia atrás y sus pupilas se dilatan.

Cola grande

Si ves a tu gato con la cola totalmente erizada, como si fuera un cepillo de inodoro, entonces tiene mucho miedo. El acto de hacer parecer a su cola más grande de lo que realmente es, constituye un mecanismo de autodefensa adoptado por el animal para parecer más poderoso y amenazador. Tambien eriza los pelos de la nuca con el mismo propósito. La posición de “cola de cepillo” puede variar, pero trasmite siempre el mismo mensaje. Aunque la cola se esconda debajo del cuerpo, esté arqueada con la punta inclinada hacia abajo (en este caso, llamado “Gato de Halloween”) o levantada.

Cola arqueada con la punta hacia abajo

Espere alguna treta del felino si ve una cola curvada con la punta apuntando hacia abajo: el gato probablemente esté preparándose para un ataque. Sin embargo, esta posición de la cola puede también indicar miedo, como se describe arriba.

Sacudiendo la cola de un lado a otro (podría tratarse de la cola entera o solamente de la punta)

Quizá el movimiento más conocido de todos: cuando la cola ondea de un lado a otro expresando intranquilidad, un conflicto interno o inseguridad acerca de una situación. Puede ocurrir cuando el gato tiene algún dolor, o algún motivo de carácter físico lo hace sentirse incómodo. Suele ocurrir, por ejemplo, cuando avista a una presa a través del cristal de una ventana.

Además del universo de posibles significados que expresan los movimientos, también debemos estar atentos a otras formas de comunicarse del gato. Por ejemplo, los maullidos, la postura, los movimientos de las orejas y los ojos… de esta forma podremos captar en su totalidad el significado de lo que expresa en un momento concreto. Éste es especialmente el caso para algunas razas de gato sin cola, como en la Isla de Man (Nueva Zelanda), el Bobtail o “cola de conejo” japonés, o el gato canadiense de la raza Cymric. Por fortuna para estas especies, la sobrevivencia no es un tema importante; a diferencia de un felino salvaje como el leopardo, por ejemplo, que estaría perdido sin su cola. Los leopardos usan su cola como frenos para ejecutar vueltas súbitas durante una carrera en la caza, y sin la ayuda de esta herramienta esencial les sería difícil vivir en la naturaleza.