La perra policía Diesel

La perra policía Diesel resultó muerta en un asalto anti-terrorista en el barrio parisino de Saint Denis el 18 de noviembre. Una muerte que no borró el mérito de haber salvado vidas de sus compañeros humanos. Heróica por su humano empeño, pero también por su dedicación y dignidad típicamentes caninas, Diesel recibió un sentido homenaje en las redes sociales, en la que se popularizaron eriquetas como #dieselthedog y #JeSuisChien. De hecho, la frase “Yo soy perro” resume muy bien este homenaje, por su simplicidad, su lealtad incondicional, y el sorprendente ingenio que caracteriza a los canes.

La perra policía Diesel y la conmoción social

Apenas unos días después de las masacres cuya autoría reclamó el ISIS, París despertó de nuevo atemorizada, esta vez por la agitación causada por una batida anti-terrorista. En un piso de la Calle de Courbillon, dos yihadistas murieron y ocho personas fueron puestas en detención preventiva después de un dificultoso ataque llevado a cabo por las Tropas de Asalto de la Policía Francesa. En esta acción participó también Diesel, una pastor belga, que con otros 14 perros de asalto trabajaba conjuntamente con la Unidad de Operaciones Especiales para estrategias de alto riesgo. De estos 15 perros (contando a Diesel), 10 se dedican a detectar explosivos y los 5 restantes se usaban directamente en acciones de asalto. Diesel, que tenía 7 años de edad, fue enviada para reconocer el terreno a la mismísima guarida del terror, donde perdió la vida ayudando a detener a aquellos que probablemente hubieran atacado otra vez. Gracias a la propia Police Nationale conocimos estos detalles revelados en su cuenta de Facebook y Twitter, donde se subrayó la importancia de esta brigada canina para la brigada especial denominada RAID (Investigacion Asistencia Intervanción Disuación).

La conmoción en las redes sociales ha sido casi unánime, y la noticia pronto se volvió viral más allá de las fronteras francesas. Agradecimientos, conmovidos saludos, y condenas al terrorismo sobrepasaron en cantidad a las voces de los escépticos, que criticaron el hecho de incluir a un perro entre las víctimas del terrorismo, o la opinión de aquellos que, por el contrario, desaprobaban la decisión de haber usado a Diesel para una misión tan peligrosa.

Perro policía: desde el entrenamiento hasta el retiro

Por supuesto, la historia de esta heroína de cuatro patas ha atraído la atención sobre la figura del perro policía, un valioso compañero de trabajo como también lo son el perro de rescate o el perro guardián. El perro policía se escoge normalmente entre determinadas razas: pastor alemán, pastor belga, rottweiler, doberman, sabuezo, labrador retriever, o beagle. Su entrenamiento los especializa en diferentes labores como detección de explosivos, prevención, protección, orden público, policía judicial, anti-drogas, investigación y auxilio. El perro policía está sujeto a un complejo y largo entrenamiento basado en el juego y la comida, a través del cuál se condicionan sus reflejos por medio de la recompensa. La relación con el entrenador es muy importante, y un punto de referencia esencial para el can durante ese período.

Después de una cantidad más o menos prevista de años de trabajo activo, al perro le llega el momento del retiro, de la misma manera que a un trabajador humano. Llegada esta instancia, más que al reposo, lo justo es que el perro continúe cultivando una relación dueño-perro, como cualquier otro can. Esta es la visión de la Policía Estatal Italiana, que lleva a cabo una campaña promoviendo la adopción de perros policías.