Do you already have a profile?

Choose your sign up

Please, tell us about you, so we could show you the way.

I am a cat / dog companion

If you buy Almo Nature products and/or support Capellino Foundation projects, this is your personal door.

I am a business partner

If you work for a shop, a vet clinic or represent other Almo Nature’s business partner, this is where we welcome you.

Don’t have an account yet?

Use your code to change the password

Enter the verification code from the email we’ve sent you and create new password.

Reset password

Enter the email address associated with your account, and we’ll email you a link to reset your password.

You did it!

Password successfully restored

Change temporary password

Password should contain at least 1 number (0-9), 1 special character ($, &, #, @, !, *), 1 uppercase (A-Z) & 1 lowercase (a-z) letters

Un perro lamiendo a sus dueños, o cualquier otro humano, representa una imagen emblemática para los que gustan de esta mascota. Pero, ¿qué debemos interpretar cuando son los gatos los que se lamen? El alegre y alocado mundo de los perros difiere en muchos aspectos de los discretos gestos de los felinos que, precisamente por su comedimiento, despiertan curiosidad en nosotros. La Dra Maria Grazia Calore, cirujana veterinaria y experta en conducta animal, nos cuenta un par de cosas interesantes al respecto.

Lamíéndose en solitario: ¿aseo o estrés?

Todos conocemos la meticulosidad de la higiene felina y sus cuidados, realizados con su propia lengua: es la forma habitual de aseo del gato. A este comportamiento lo llamamos acicalado.

Un gato se lame varias veces al día para ayudar a que su piel se mantenga limpia y su pelaje lustroso. De esta forma también deshace los nudos de pelos que puedan estarse formando. Este comportamiento es completamente normal, pero debemos prestar atención a la frecuencia con que el gato la practica. Si nuestro gato se lame con demasiada frecuencia podría considerarse como síntoma de algún problema de salud o de un estado de ansiedad. De hecho, al igual que la costumbre humana de comerse las uñas o retorcerse el pelo, la repetición de este gesto por parte del gato le causa placer, y es repetida compulsivamente como una vía de escape al estrés.

En estos casos, es mejor identificar y eliminar todos los factores que puedan estar provocándole ansiedad (por ejemplo; un ambiente que no lo estimule lo suficiente, problemas de convivencia, cambios en sus hábitos rutinarios, etc), antes de que este comportamiento le haga perder buena parte de su pelaje. La superficie de la lengua del gato es extremadamente rugosa, está compuesta de diminutas estructuras que semejan las cerdas de un cepillo para el pelo. Si el gato se lame con demasiada frecuencia, no sólo perderá parte de su pelaje, sino que puede causarse heridas por la rugosidad de su lengua.

Cuando lame a otros: amistad y algo más

El gato puede practicar el aseo mediante el método del lamido consigo pero también con otros (acicalado social). Esto empieza desde el primer día de vida: la madre lame al cachorro para acicalarlo. El aseo de la zona genital provoca el reflejo de orinar y defecar en el cachorro.

El lamido mutuo entre gatos es una señal de fuerte amistad, que usualmente está asociada a una postura relajada y al ronroneo. También es muy útil para distender el ambiente después de una pequeña pelea familiar.

Pero, ¿qué quiere comunicarnos un gato que nos lame? Pasar su lengua sobre zonas velludas de nuestra piel o cerca de nuestra boca es signo de un comportamiento social en el gato. Nos señaliza que quiere cuidarnos, que nos considera como amigos.

Pero si los lametones están cerca de las axilas, las suelas de los pies o las palmas de las manos, entonces lo que busca el gato es percibir olfativamente la información subyacente en nuestras feromonas. En estos momentos es usual ver aparecer el llamado Reflejo de Flehemen, un gesto que ayuda a algunos mamíferos a agudizar el olfato. El gato fija la vista con la boca completamente abierta y con pequeños movimientos de la lengua empuja el aire que contiene la información olfativa hacia el órgano vomeronasal, que es el encargado de decodificar esta información en mensajes que ayudan al micho a entender nuestro estado de ánimo.

Estas sorprendentes habilidades no son raras en la naturaleza.

Related posts

Choose the way to sign up

You are alredy subscribed

Welcome to the community!

Our first email is already on its way. Hope you'll like it.

One more thing

We'd be happy to know a bit more about you — to show you more relevant information. Please, answer a few simple questions:

What animal companion(s) do you have?

How old are your animal companions?

  • Dog
  • Cat

What area do you live in?

Ooh, you have a cat and a dog! God, we like you already :)

Thanks for joining! And say hi to your cat from us :)

Thanks for joining! And say hi to your dog from us :)

Hey, it's so cool to have you here with us :) Thanks for joining!

Please, if you have any kind of feedback about Almo Nature products for cats or dogs (or both!), or about the projects of Capellino Foundation, share it with us — we are always excited about talking to people who care. Hope to see you here again soon!

This website uses technical cookies to make browsing easier, analytics cookies to collect aggregate data, cookies aimed at guaranteeing the functionality of social media, and third-party cookies to offer additional services and features to users. If you want to know more or withdraw your consent to all or some of the cookies, please see the Cookie policy.

By clicking on the specific button, closing this banner, scrolling this webpage or continuing to browse in any other way, you agree to the use of cookies.