Cuando los gatos arañan los muebles

Cuando los gatos arañan los muebles para afilar sus garras, muchos dueños piensan que están mostrando desprecio o acritud. Y es común que intenten resolverlo apelando a “medidas severas”, tales como el uso de aerosoles repelentes o reprimendas que el animal no entenderá. Sin embargo, de lo que en realidad se trata es de un comportamiento instintivo típico del felino. ¿Cómo podemos limitar sus desastrosos efectos en nuestros muebles y enseres domésticos? La Dra María Grazia Calore, médico veterinaria y experta en conducta de animales domésticos, nos ayuda a entenderlos.

Las uñas del gato y los arañazos: lo que necesitas saber

Las uñas del gato crecen “en capas”, como una cebolla, y nunca dejan de crecer. Por esta razón, los felinos tienen que quitar las capas viejas, más externas, y de ese modo sus uñas se mantienen afiladas.

Arañar objetos es esencial para cumplimentar esta ardua tarea, y responde igualmente a necesidades fisiológicas y psicológicas.

Mantener sus uñas en forma: si el gato no hace esto, sus uñas crecerán hasta punzar sus propios dedos, causándole dolor.

Comunicar: un gato es un animal “relacional”, no social, y necesita comunicar su presencia en su territorio vital a través de señales, que incluyen marcar zonas claves con arañazos. Estas pueden ser aquellas situadas cerca del lugar donde duermen o cerca de potenciales puntos de acceso para visitantes no gratos, tales como puertas y ventanas. Mientras más evidentes sean los arañazos, más seguro se siente nuestro gato frente a invasiones provenientes del exterior.

El poste para arañar: una solución para gatos y dueños

Debemos aceptar el hecho: hacer marcas con arañazos es un comportamiento totalmente normal para un gato y no puede ser eliminado. Sin embargo, los daños potenciales a nuestras “propiedades” pueden evitarse situando convenientemente un poste para arañar.

Es aconsejable tener en cuenta las preferencias del micho en cuanto a arañar superficies horizontales o verticales. Lo ideal es escoger un poste que se adecue tanto como sea posible a los hábitos del animal, y que tenga las siguientes características:

Estabilidad: debe ser lo suficientemente estable como para no volcarse.

Dimensiones apropiadas: la superficie debe abarcar el área del arañazo del gato.

Ubicación adecuada: es mejor colocarlo cerca de puertas, ventanas, o del lugar donde el gato duerme.

Un detalle importante si deseamos que nuestro regalo sea usado por el gato: si quieres reemplazar el poste de arañar, recuerda no retirar el antiguo inmediatamente. Esto puede parecernos poco importante, sin embargo, para nuestro gato hace una diferencia sustancial. Es mejor poner el nuevo al lado del antiguo, y asegurarse de que el animal comienza a usarlo antes de tirar el viejo: ¡esto le ahorrará un montón de estrés a tu mascota!