¿Colaboración entre lobos y monos?

Los animales no dejan de sorprendernos, a menudo destruyendo de forma totalmente repentina prejuicios que teníamos formados acerca de ellos. El lobo, al que Almo Nature rinde tributo y podemos ver como protagonista en The Promise de Gabriele Salvatore, es un digno ejemplo de ello, y por eso nos inspira para que, de vez en cuando, reflexionemos sobre su naturaleza, su admirable capacidad para organizarse socialmente y la forma en que los seres humanos tratamos a esta especie.

Los lobos y babuinos de Semien: una combinación insólita en las mesetas de Etiopía

A pesar de los prejuicios sobre la naturaleza de los depredadores, el lobo de Semien, en Etiopía, ha demostrado ser un gran estratega. Este aspecto desconocido de los lobos fue revelado a través de las observaciones realizadas por Vivek Venkataraman, primatólogo del Universidad de Dartmouth en New Hampshire (EE.UU) y autor de la Meseta de Guassa, en Etiopía Central y del Norte. Sorprendentemente, estos predadores han creado allí una verdadera coexistencia pacífica con los monos gelada, una especie de babuino. De hecho, las dos especies pueden estar en contacto, sin asumir ningún tipo de actitud de defensa o ataque. Gracias a este contacto, los cachorros de los babuinos pueden sentirse protegidos por la cercanía de los lobos, de aspecto similar a los zorros, mientras que los cánidos se benefician con la caza de los roedores que normalmente suelen acercarse a los babuinos, y a sus provisiones de comida. ¿Cómo se lleva a cabo este singular intercambio? Todo lo que tienen que hacer los lobos es mezclarse con grupos de babuinos durante el día, y aprovechar así la salida de las ratas de sus cuevas, espantadas por los chillidos de los monos, o mezclarse con los babuinos camuflándose gracias a la similitud de sus pelajes. Aún sin que los detalles que explican este intercambio estén del todo claros, no cabe ninguna duda de que los lobos tienen muchísimo más éxito cazando roedores y otras presas cuando están acompañados de babuinos que cuando están solos.

Es una especie de alianza en favor de la mutua supervivencia, que por momentos evoca al “acuerdo” implícito en la domesticación de algunas especies por el hombre, así como la exitosa caza en conjunto que probablemente protagonizaron el humano y el lobo hace miles de años.

Conociendo al lobo: vencer un largo camino de prejuicios

Un fascinante descubrimiento que suma complejidad al misterioso universo de los lobos, objetivo central del trabajo caritativo de “Almore”, la iniciativa de Almo Nature. Los numerosos proyectos dedicados tanto a la protección de los lobos como a evitar los ataques por parte de estos al ganado de los campesinos de la zona, muestran ese cambio de mentalidad que impulsamos, superando muchas dificultades. Entre éstas, las concepciones erróneas y los prejuicios acerca del lobo, estimulados a veces por noticias un tanto sensacionalistas. Un ejemplo entre los más recientes de estos episodios fue el caso reportado por el periódico francés Le Monde, según el cual un adolescente de 16 años alegó ser atacado por una manada de lobos, creando una ola de pánico. El rigor de las estadísticas y los estudios disipa, sin embargo, los miedos: actualmente, el riesgo de ser atacado por un lobo en Europa y en Norteamérica es claramente muy bajo, a pesar de una reciente remontada en la población de este depredador. Además, podemos afirmar rotundamente que los humanos no están entre las presas “naturales” del lobo.